Ejes temáticos

1.- Identidad, cultura y emociones

Se propone discutir la dimensión cultural en el estudio de los movimientos sociales. El análisis de mecanismos de solidaridad, socialización, elaboración de marcos interpretativos de acción colectiva, y el papel de las emociones, se asocia con la construcción de nuevas identidades y culturas políticas. En el marco de la temática general del Congreso, son bienvenidas las colaboraciones tanto teóricas, metodológicas como empíricas que aborden aspectos vinculados a la construcción de la unidad en la acción y la relación con los nuevos ciclos de transformación política en el país y en América Latina.

2. Movimientos y política

Se parte de la articulación de los movimientos sociales con otros actores, en su relación con el Estado y los partidos políticos. A través de sus acciones y estrategias, los movimientos buscan incidir en la toma de decisiones colectivas logrando en ocasiones transformar regímenes políticos, instituciones estatales o prácticas autoritarias. Actualmente, México entra en un ciclo de progresismo tardío que contextualiza las nuevas formas de acción colectiva; en el marco de este eje temático, se propone discutir la relación conflictiva entre movimientos y Estado en la nueva coyuntura. Por un lado, el régimen o la estructura general de oportunidades políticas puede permitir e incentivar el surgimiento de movimientos sociales; por otro lado, los propios movimientos logran abrir nuevas oportunidades superando las restricciones y obstáculos políticos. En todo caso, se observa una relación dialéctica entre movimientos sociales y Estado, en el ámbito de la política, la democracia y la crisis del régimen.

3. Ciudadanía y derechos humanos

Este eje se centra en la relación entre movimientos sociales, ciudadanía y los derechos humanos, que permite comprender los cambios políticos, sociales y de repertorios de acción y participación en sociedades democráticas. Los movimientos sociales son expresiones de acciones colectivas que conforman campos de lucha entre distintas visiones de entender y ejercer la ciudadanía. En ellos, la confrontación asimétrica entre Estado y sociedad se presenta en tensiones por la expansión o restricción de derechos humanos y ciudadanos (sean civiles, políticos, sociales o culturales), así como en las formas de control o expansión de la participación ciudadana. Entre los temas que se pueden identificar en este eje están los siguientes:

  • Movimientos y protestas por los derechos humanos
  • Movimientos y protestas por los derechos civiles y las libertades democráticas
  • Movimientos y protestas contra la privatización y por los derechos sociales
  • Movimiento y protestas por derechos culturales y la autonomía
  • Movimientos y protestas por la participación y la democracia
  • Movimientos y protestas trasnacionales y el papel de organismos internacionales
  • Relación entre el Estado y la sociedad civil

4. Educación y movimientos

Los conflictos magisteriales y las movilizaciones estudiantiles forman parte de la cotidianidad convulsa de nuestro país. Refieren sistemas de protesta recurrente, como las gremiales y laborales en múltiples estados del país, pero también formas reactivas frente a las políticas educativas en marcha, así́ como la apertura de campos de protesta inéditos, como la seguridad en las organizaciones educativas, y formas adocenadas de la protesta juvenil, como los movimientos de excluidos de la educación, y las más convencionales movilizaciones por recursos, infraestructura, métodos educativos, planes de estudio, métodos didácticos, en suma, los referidos a los procesos políticos de la escolarización, incluyendo lo que se ha denominado “movimientos pedagógicos”. El desafío es recuperar y alentar las investigaciones que conciben la educación y sus conflictos fuera del marco escolar, alrededor de modelos alternativos de educación, institucionalizados o no; así́ como las dimensiones pedagógicas de los movimientos sociales, en los procesos de subjetivación, de cambios axiológicos e institucionales; sin olvidar los movimientos realizados por actores educativos en conflictos políticos, de justicia y memoria histórica. En suma, se trata de problematizar los movimientos sociales en la educación en tres sentidos: s:

  • los propios de los procesos de escolarización
  • aquellos en los que participan los actores educativos más allá́ del sector
  • las acciones pedagógicas de los movimientos sociales.

5. Derecho a la ciudad y la disputa por el espacio público

La urbanización capitalista neoliberal ha significado un proceso acelerado y permanente de destrucción de las ciudades como espacios para la convivencia humana, convirtiéndolos en espacios privilegiados de inversión de capital y la consecuente mercantilización de la ciudad y sus espacios públicos. En este eje, se considera importante discutir sobre los mecanismos jurídicos, institucionales, financieros, de dominación, despojo, control territorial, desregulación, violencia simbólica, etcétera, que permite la construcción de megaproyectos urbanos, la acelerada gentrificación de amplias zonas urbanas y la privatización de los espacios públicos. Lo anterior ha dado origen a movimientos sociales que denuncian y combaten estas formas de “destruir” las ciudades. En contraste, nuevas condiciones de lucha social han enarbolado la bandera del “Derecho a la Ciudad” como alternativa para crear un nuevo sentido de su hábitat, que sitúe a los habitantes como actores centrales en la búsqueda de una vida digna y sustentable, el acceso a bienes y servicios urbanos así como el derecho a la participación en la toma de decisiones sobre la construcción de las ciudades.

6. Movimientos indígenas y campesinos, formas de gobierno y procesos autonómicos

Este eje se centra en analizar los movimientos indígenas y campesinos que han producido una gama amplia de organizaciones, reivindicación de derechos y proyectos productivos y sociales.

  1. Desde organizaciones cooperativas que promueven un nuevo asociacionismo, hasta proyectos agropecuarios basados en el intercambio interregional y la creación de un ámbito de intercambio con las ciudades.
  2. En las últimas décadas, organizaciones campesinas han surgido y reposicionado contra los megaproyectos, el fracking y el despojo de tierras, como el caso de las mineras, o de la intervención del Estado a través del despojo como en el caso del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México ante el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de San salvador Atenco, etcétera.
  3. Han surgido en diversas partes del territorio nacional procesos autonómicos que han promovido nuevas relaciones con el Estado. Las elecciones por sistema normativo propio, que desplazaron a los partidos políticos en territorios como Cherán en Michoacán y Ayutla de los Libres en Guerrero, dan cuenta de ello.
  4. Las luchas autonómicas y la defensa por el territorio, han generado el surgimiento de diversas organizaciones sociales y políticas. En ello radica la importancia de profundizar en temas como las prácticas cotidianas y los horizontes posibles que tienen los movimientos campesinos e indígenas en los distintos contextos nacionales, y desde diversos enfoques y miradas, como en los casos de las policías comunitarias y grupos de autodefensa.
  5. Aunado a lo anterior, en este eje buscamos identificar los retos que se le presentan a las ciencias sociales para inferir y problematizar el lugar que tienen los pueblos y comunidades originarias y campesinas en estos nuevos entornos políticos y de proyecto de nación.

7. Expresiones artísticas en los movimientos sociales

En este eje se pretende analizar las diversas manifestaciones artísticas que participan en la política al construir nuevos espacios de conflicto. Se trata de evidenciar aquellas formas inéditas que reconfiguran simbólicamente el territorio común de los movimientos. Grupos y colectivos artísticos van constituyendo bases para ampliar y dinamizar los instrumentos, materiales o dispositivos propios del arte, que encuentra en la acción una veta de sensibilización de la protesta, a través de la experiencia de los cuerpos, las imágenes, los sonidos, los espacios y los tiempos. La política, desde esta perspectiva, consiste entonces en reconfigurar la experiencia de lo sensible, hacer visible aquello que no lo era e insertarlo en un movimiento perpetuo. Las expresiones artísticas se convierten así́ en símbolos de protesta y encarnación del ser político. .

8. Criminalización de la protesta, represión y violencia

Este eje tiene como objetivo entablar una discusión sobre la violencia como un elemento sustantivo de la acción política, en su vertiente institucional y no institucional. Los movimientos sociales recurren a la violencia como parte de un repertorio disruptivo de movilización o como respuesta a la utilización de la violencia por parte del Estado (a través de diversos medios), como una manera de restringir y contener políticamente la acción de los movimientos sociales. Uno de estos medios de restricción política del Estado es la llamada criminalización de la protesta como medida coercitiva y jurídica de contención social. Por tanto, en este eje temático se ensayarán y discutirán respuestas a las siguientes preguntas: ¿cómo ha respondido la sociedad ante los efectos de esta guerra? ¿Cómo se vinculan las diferentes acciones colectivas y movimientos que han surgido como respuestas ante estas olas y shocks de violencia? ¿Cuáles han sido las consecuencias políticas, legales y culturales de estos movimientos? ¿Qué nos dicen estos movimientos de la estrategia del Estado frente a las drogas?

9. Género y movimiento LGBT+

En el contexto del cambio sistémico que producen las sociedades de riesgo, programadas, posindustriales, pos-fordistas o post-sociales, las identidades colectivas se han convertido en tema de definición de los movimientos sociales en lucha por el reconocimiento. Este eje plantea discutir la igualdad o equidad de género, la lucha por el reconocimiento a la diversidad sexual y los movimientos feministas. La importancia del género se define como una necesidad epistemológica para comprender y explicar integralmente los movimientos sociales. Es importante trabajar cuestiones de género y del movimiento LGBTTTIQ, así como abonar a la construcción epistemológica de los movimientos sociales en general, a partir de las propuestas teóricas feministas.

10. Megadesarrollos y nuevos escenarios de conflictividad socioambiental

Este eje llama a una reflexión que aporte -desde la perspectiva teórica y metodológica de la Ecología Política- al estudio de la complejidad de temas que conforman los escenarios de la conflictividad socio-ambiental y la articulación de los movimientos de resistencia. La creciente irrupción de los grandes “proyectos de desarrollo” y sus dispositivos de despojo de los bienes comunes, así como la destrucción del patrimonio biocultural y la privatización de bienes y espacios públicos son expresión de los entramados de poder. Tales megadesarrollos posibilitan la consolidación del modelo global de acumulación capitalista. Constituyen el contexto muchas veces velado de la desposesión de las “tramas de la vida”. La anterior situación representa un desafío para incorporar otras categorías de análisis de la Ecología Política y configurar una contribución más a este tema.

11. Activismo y tecnologías digitales

La participación de los activistas en los escenarios digitales, la gestión de la comunicación de colectivos y agrupaciones, las acciones para hacer visibles problemáticas sociales que los atañen directamente o que consideran importante visibilizar y compartir entre la sociedad, entre otros temas, son los que se pueden presentar en este eje. Se ha hecho un especial énfasis en las tecnologías digitales porque actualmente las redes sociales digitales son potenciadoras de la participación política, la deliberación ciudadana y la articulación de las movilizaciones sociales y son por supuesto escenarios digitales que permiten a los internatutas (activistas y militantes) exponer sus visiones, opiniones y concepciones del mundo.

12. Acción colectiva y repertorios de la movilización

El análisis de la caracterización política y cultural de los movimientos sociales ha cobrado importancia en los últimos años. A través del estudio de los repertorios de la movilización, entendidos como acciones o performances, se explican orígenes, causas y procesos políticos y culturales. Desde estudios longitudinales y comparativos hasta análisis etnográficos y cualitativos, los repertorios (formas de lucha o acciones colectivas) se conectan estrechamente a los ciclos de protesta y a las atribuciones subjetivas de estructuras de oportunidad, pero también a las formas simbólicas de la acción. Buscamos replantear el debate sobre la acción colectiva, los repertorios de la movilización, el performance político y las formas de lucha de los movimientos sociales.

13. Energía, petróleo y protesta social

En esta línea caben las expresiones de protesta y acción colectiva de los trabajadores del sector energético (petroleros, electricistas, nucleares), así como las movilizaciones ciudadanas en contra de la reforma energética del sexenio pasado y a favor de una sustitución racional de los hidrocarburos por formas alternativas de producción energética. Esto implica luchas sociales contra el fracking, profesionistas petroleros despedidos, ciudadanos en contra de los daños ambientales de los energéticos, trabajadores electricistas movilizados, ciudadanos afectados por obras de producción de energéticos, organizaciones sindicales del sector, entre otros temas.

14. Los movimientos sociales y el derecho

Como resultado de las reformas del poder judicial vinculadas a los procesos de consolidación de las democracias en América Latina, la arena jurídica, que hasta entonces había desempeñado un papel relativamente acotado y subordinado en la vida social y política de las sociedades latinoamericanas, ha ido adquiriendo en los últimos quince años un peso sin precedentes en la historia sociopolítica de la región, desde al menos tres dimensiones: las reformas institucionales, los cambios en el discurso de legitimación de los sistemas políticos y la sociedad civil (Cf. Domingo, 2009). En la actualidad, cualquier proyecto político democrático centra de manera importante su legitimidad en el Estado de derecho y los derechos ciudadanos. Estos dos conceptos gozan de la aceptación de prácticamente toda la gama ideológica de actores políticos y sociales, incluido el Estado. Además, la sociedad civil ha descubierto y reevaluado el derecho y el lenguaje de derechos, mismos que están siendo apropiados como herramientas simbólicas, discursivas y políticas por una amplia diversidad de actores. En consecuencia, la resolución de conflictos sociales se ha ido trasladando de los espacios políticos a los espacios jurídicos, aunque no de manera exclusiva ni excluyente, sino como un espacio más de lucha y confrontación, en el que movimientos sociales, organizaciones civiles y grupos subalternos buscan la defensa y promoción de sus intereses y derechos. El objetivo de este eje se centra en identificar tres rutas de análisis:

  1. El activismo jurídico o movilización legal por parte de quienes intervienen en los movimientos sociales: cuándo, cómo, cuáles y por qué recurren los integrantes de los movimientos sociales a acciones jurídicas
  2. Los impactos legislativos de quienes participan en los movimientos sociales y los temas que incluyen en la agenda pública
  3. Los efectos de la ley en los movimientos sociales.